Escena costumbrista

“Me estoy muriendo de sed
teniendo aljibe en mi casa,
pero alivio no lo encuentro
porque la soga no alcanza
Escenas Andaluzas
Serafín Estébanez Calderón

 

A Paco de la Torre lo quieren jubilar todos. Los de fuera de su partido, que creen que ya lleva demasiados años en la política; los favorables de su partido, porque creen que es el momento de que haya un recambio ya al incansable alcalde, el descanso del guerrero; los menos favorables a él dentro del PP, que piensan que, hombre, Paco ya está amortizado y tendría que dejar a algún muchacho más jovencito y apuesto. Que Paco se va después de las elecciones de mayo lo llevamos escuchando, al menos, cinco años. La cantinela de “este se queda unos meses y deja a Bendodo de alcalde” es un clásico de los mentideros políticos. “Me lo han dicho en el partido” o “ahora no es lo mismo que hace cuatro años” son los argumentos más utilizados por los que piensan que De la Torre no aguanta la legislatura completa.

A poco que a De la Torre no le falle la salud o la memoria –su principal herramienta de trabajo- me temo que ya puede llegar quien llegue que no se mueve del sillón. A Paco se le apunta en el haber su gran capacidad de trabajo y su brillantez en la gestión de según qué aspectos de la ciudad. Es innegable que cuando De la Torre coge una linde, ya puede acabarse ésta que él sigue. Si le da por los museos, le da; si le da por ser una SmartCity, le da, y así sucesivamente. Sin embargo, en el debe muchos le apuntamos el lastre de la selección de parte de su equipo, formado por un perfil partidista de nivel medio o bajo que no se le entiende. Claro, es la cuota del partido, dicen. El PP de Málaga ha utilizado una vuelta de tuerca del concepto de las listas cremallera: a la paridad de hombres y mujeres, De la Torre ha conseguido alcanzar la paridad entre los que vienen del partido y los que son de su elección. Ya pueden llegar jóvenes formados en las tripas del partido, que a político no van a ganar a Paco.

El alcalde, como hace cuatro o cinco años, ha vuelto a hablar de su delfín. Un delfín que ha cambiado de nombre continuamente: Manolo Díaz, Damián Caneda, Julio Andrade, Carolina España, Elías Bendodo… Ha habido tantos delfines como tiros al aire de los quinielistas. Este lunes, en la Cadena SER, De la Torre dejó uno de estos titulares preclaros que tanto frecuenta: “Mi delfín puede que esté en la lista del PP de Málaga”. Paco, hijo mío, parece que se te ha pegado la vena gallega de Mariano.

No mientes a la bicha. Escondiendo a Rato.

Como en una suerte de ‘Tabú’, los altos cargo del Gobierno parecen haber recibido órdenes de no mentar a Rodrigo Rato en sus intervenciones. El demonio tiene nombre propio para el PP. El otrora referente económico pepero es hoy la palabra prohibida, como si esconderle ayudara a tapar la polvareda levantada en la última semana. Este martes Santiago Menéndez, director de la Agencia Tributaria, ha eludido referirse “a ningún contribuyente concreto“. Rato es la bicha y hablar de él en público no beneficia al PP ni al Gobierno. Pero tampoco jugar a la táctica del avestruz, esconder la cabeza y aquí no ha pasado nada.

En esto de quitarse de enmedio y callar -o decir cosas a medias- Rajoy y su gente son expertos. Por eso, haciendo valer su mayoría absoluta, el Partido Popular ha bloqueado la Comisión de Investigación acerca del ‘Caso Rato’. Tratan, imagino, de echar cal sobre el cuerpo de su cáncer político. Pero Rato sigue vivo, y un animal político sigue manteniendo sus influencias incluso cuando se quita de enmedio por la puerta de atrás del consejo asesor de Telefónica. No querrá el PP que este se venga arriba después de varas y empiece a tirar de agenda para sacar los trapos sucios que se amontonan debajo de la alfombra.

Me maravilla imaginar a un Rato dictando sus memorias a la luz de un tenue foco, con ese look de actor porno albano kosovar (Rigalt dixit) acariciando un gato en un sillón de orejas. Rato ha sido defenestrado por los que creían que un día fue una persona íntegra e incorruptible. Ha sido vendido como carnaza por los que en el pasado le alababan y le colocaban como el hombre milagro de un sistema económico de cartón piedra que dio mucho pan para hoy a unos pocos y hambre para mañana a los españoles. Rato es la punta de un iceberg cuya base se hunde hasta las profundidades abisales de un mar putrefacto.

Un asesinato y una dudosa relación causa-efecto

Acostumbrados a escuchar a lo lejos los ecos de crímenes perpetrados por jóvenes en colegios estadounidenses, cuando el lunes por la mañana leía la información sobre el asesinato de un profesor a manos de un alumno en Barcelona tuve que leer varias veces para creer que, efectivamente, se trataba de Barcelona. Llevado por la cercanía de ser profesor de chicos de entre 12 y 15 años, comencé a dar vueltas sobre las noticias y me detuve en una del Diario El Mundo: El menor es adicto a ‘The Walking Dead’, a la lucha libre y seguidor de Arda Turan y Valentino Rossi. En este sentido, me turbó especialmente la siguiente consecución de párrafos:

Según ‘El Periódico’, el menor había suspendido siete asignaturas y es un joven introvertido y tímido.

Le gusta el Rock and roll, el metal, el punk o el grunge. No es extraño, por tanto, que entre sus músicos y grupos favoritos esté Ska-p, Skrillex e incluso David Guetta.

Curiosa relación causa efecto: al menor le quedan siete asignaturas, por eso no es raro que le guste la música que a buena parte de chicos de su edad. Los gustos musicales como causa del mal resultado escolar. Justo el día que Eurostat arrojaba un dato terrible España, líder de la UE en abandono escolar prematuro con una tasa del 21,9%. Increíble el dato. Increíble la relación.

La fotografía de una calavera ardiente en su perfil de Facebook, que fuera seguidor de Arda Turan o Valentino Rossi, o que fuera fan de The Walking Dead no le convierten en un asesino.

Por otra parte, como es habitual, se ha desatado la locura. ¿Se podría haber evitado este ataque? ¿Habrá más? ¿Por qué ha ocurrido? Preguntas que escucharemos estos días y que acabarán, muy seguramente, por diluirse. Estamos ante un hecho aislado, un niño con un brote psicótico -fuentes policiales han descrito el estado del menor de “delirante” y que insiste en que oye voces que le impulsan a matar- ha asesinado a un profesor. Por supuesto, no podemos pensar en el riesgo de que haya imitadores, pero eso no implica que caigamos en el pánico gratuito.

Lo del Mediterráneo

En el Mediterráneo somos dados a procrastinar, es nuestro estilo de vida. Dejar todo lo que podamos para mañana, como si el próximo día tuviera la fórmula mágica de la resolución de todos los problemas. Así somos. Lo demostramos en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza. En noviembre de 2014, el Papa Francisco se dirigía al Parlamento Europeo en los siguientes términos: “El Mediterráneo no puede convertirse en un gran cementerio“. Desde aquel día, toda Europa se puso manos a la obra y, mediterráneamente, se dejó todo para otro día.

La semana pasada no dejamos de recibir noticias de personas que buscaron -y no encontraron- la vía de salida hacia Europa. “Unos 400 inmigrantes”, “más de 650″. Cifras acojonantes y que dejan helado a cualquiera. La UE lleva meses dejando para después de la siesta tomar decisiones y actuar. ¿Acaso no interesa? La gran tragedia es no tomar decisiones para evitar tragedias.

Por su parte, Mariano Rajoy, subido al carro de la oportunidad, clamaba este domingo a la Unión Europea: “Ya no valen las palabras, Europa tiene que actuar“. El presidente del Gobierno cree que España forma parte de otro club. Es cierto que afirmaba igualmente que “ningún país puede actuar por si solo”, pero exigir a Europa que haga los deberes que España lleva dejando para mañana, es atrevido. Las palabras de Rajoy suenan cínicas, como si no fuera con él, con nuestro país, todo lo que está ocurriendo.

En el estudio de +Social, titulado Un modelo irregular. Las distorsiones éticas y legales de la regulación migratoria en España se calcula que España desembolsó 17.396.190 euros en 2012 para expulsar extranjeros de su territorio y el mantenimiento de los CIE tiene un coste mensual de 727 euros por persona.¿Son estas las soluciones que hacen falta? En ese mismo documento, se señala la falta de cooperación entre España y los países de la frontera Sur, así como la necesidad de imponer las garantías de protección a los derechos humanos de las personas que migran. ¿Están los gobiernos europeos poniendo los huevos en las cestas correctas? Vuelva usted mañana, a ver si todo sigue igual.

La semana, en Carretera, de Radio Ecca

Desde el mes de octubre de 2014 colaboro con Radio ECCA, una radio canaria fundada por la Compañía de Jesús. Una vez al mes, el director del programa Carretera, Lucas López, me pide que haga un resumen de la semana de noticias en base a un sencillo esquema. Una imagen, un debate y un artículo de opinión. Rato, la emigración, los debates, las imágenesEn esta semana que acaba este  19 de abril, la estructura del resumen ha sido la siguiente:

  • El debate: La inmigración.

Basándonos en tres noticias, hemos hablado de la lacra de la inmigración. El día 15 de abril, desaparecía una patera con 400 inmigrantes a bordo. Unos días antes, las autoridades italianas anunciaban que habían rescatado a 5.600 inmigrantes en solo tres días. Además, esta misma mañana desaparecía otra embarcación con más de 600 inmigrantes.

  • La fotografía

No podía ser otra que la de la Policía de Aduana introduciendo a Rodrigo Rato en el coche para llevar a cabo el registro de su despacho. Tomada de elmundo.es.

  • Opinión

He seleccionado el que escribía Javier Gómez de Liaño en El Español. Titulado El tribunal de la plebe, reproducía el siguiente extracto: “En el asunto del señor Rato, como en todos los que presentan indicios de responsabilidad penal, estamos obligados a la claridad, aunque también es necesario que esa claridad deseada no se empañe con la eclosión de determinadas malas prácticas. Es evidente que para algunos cada vez está más confusa la linde que separa lo válido de lo que no vale. No se trata de pedir la impunidad para quien fue vicepresidente del Gobierno. No. El nuevo leviatán está perfectamente legitimado para perseguir el delito, pero sólo a condición de que no haga suyo el lema del viejo Leviatán de que todo está permitido.”

  • Ha habido tiempo también para la política internacional.

Hemos debatido al respecto de los precandidatos de los Republicanos y Demócratas estadounidenses. Por hora se oyen los nombres de Hillary Clinton y Marco Rubio y hemos apoyado nuestra conversación en el artículo de Eduardo Suárez en El Español: Un vídeo y cuatro gráficos que explican por qué Marco Rubio puede llegar a la Casa Blanca. Por otra parte, para hablar de Clinton, lo hemos hecho mencionando el artículo de Roger Senserrich en PolitikonLa candidata demócrata: Hillary Clinton

Presentación

Comienzo esta andadura que pretende recoger diariamente mis opiniones sobre política y actualidad nacional e internacional. El nombre del blog, “El Solitario”, se debe a Sebastián Estébanez Calderón, escritor nacido en Málaga y que con 32 años puso rumbo a Madrid para continuar su carrera de escritor costumbrista. Fue tío de Antonio Cánovas del Castillo.

Para María Isabel Jiménez Morales, en su libro La literatura costumbrista en la Málaga del siglo XIX:

Dentro de los llamados “costumbristas mayores”, se ha planteado insistentemente la cuestión de cuál de ellos fue el iniciador del género. Si ignoramos los artículos de juventud de Mesonero, Antonio Cánovas del Castillo sostiene que lo fue Estébanez, mientras que C. Tarr y J. R. Lomba y Pedraja consideran a Larra, por los artículos publicados en El Duende Satírico del Día (1828), predecesor de todos ellos.

Pues bien, sea como fuere, El Pobrecito Hablador o El Solitario, la literatura costumbrista del XIX suponen una base inmarcesible para el periodismo del XXI. La eterna bipolaridad de España, sus idas y venidas, siempre en espiral, los debates políticos o los problemas económicos, pueden entenderse desde una óptica no muy diferente de la que Larra o Estébanez trabajaban.