Los cinco pilares en Educación de Ciudadanos (2015) vs. UPyD (2011)

La gran sensación de este lunes ha sido la presentación del programa educativo de Ciudadanos para las próximas Elecciones Generales. La mayoría de los medios destacan que “Ciudadanos quiere un MIR para profesores” (la foto mesiánica de Rivera que publica El Mundo dice mucho de cómo el líder naranja maneja unos registros de imagen que están en otra liga). La cuarta parte del programa de Ciudadanos destaca por lo que algunos medios han llamado una revolución para profesores. Una revolución que, sin embargo, hace cuatro años enarbolaba UPyD.

El tratamiento en los medios de las propuestas de Ciudadanos destaca especialmente porque el partido de Rivera ha presentado la idea del MIR (o PIR) como algo revolucionario y original.

Las cinco propuestas de Ciudadanos tienen mucho en común con propuestas presentadas previamente por otros partidos años antes:

  1. Profesión Docente: MIR Docente. Propuesta que UPyD llevaba en su programa.
  2. Evaluación de profesores y centros. Propuesta 187 del programa electoral de UPyD, que pedía más poder para los inspectores en este asunto.
  3. Igualdad de oportunidades para aprender, compensando a los que más se esfuerza. Propuesta 175 del programa de UPyD en 2011: “Establecimiento de criterios claros para la promoción de curso. Potenciación de la diversificación y el refuerzo, con programas específicos de apoyo, como alternativas a la repetición de curso“.
  4. Autonomía para los centros. Punto 179 del programa de UPyD, que habla de la profesionalización de la gestión de los centros.
  5. Ciudadanos habla de una escuela pública laica y un sistema educativo que inculque valores cívicos y constitucionales. El punto 177 del programa de UPyD de 2011 decía: “Currículum que inculque las virtudes democráticas, sea respetuoso con todos los sistemas de creencias compatibles con la democracia y excluya el adoctrinamiento ideológico, identitario o religioso

En definitiva, las propuestas presentadas este lunes por Albert Rivera y Luis Garicano no aportan grandes novedades. Si bien es cierto que estas propuestas son necesarias y útiles para un sistema educativo que necesita una mejora.